Tabaco - Fumar en Pipa

Estrenar una pipa

   Para estrenar una pipa de raiz de brezo (la más habitual) descarte cualquier consejo como los que hablan de quemar cualquier tipo de alcohol para curarla. !Es una barbaridad !. La pipa debe "estrenarse" sólo con tabaco. Cargaremos la pipa con nuestro tabaco hasta un tercio de su capacidad. Dejándola descansar unas 24 horas para que se seque y se enfrie, repetiremos la operación unas tres veces más.

Durante las tres próximas fumadas la carga de tabaco se realizará hasta la mitad de la capacidad del hornillo de la pipa. Una vez superada esta fase, podemos ya cargar la pipa hasta el máximo de su capacidad.

Este sistema no es un capricho. Se trata de acostumbrar las fibras de la pipa a las altas temperaturas de la combustión. El objetivo es que - poco a poco - se vaya formando en las paredes interiores del hornillo, la capa de carbonilla que protejerá la pipa. No olvide dejar descansar esta unas 24 horas entre fumada y fumada una vez limpia.

Atención: Este método no es válido para las pipas de espuma de mar que no necesitan el rodaje imprescindible para las de brezo.

EL ATACADOR: Es el utensilio imprescindible para fumar en pipa.Existen muchísimas variedades pero el más habitual y sencillo (en la foto),consta de tres piezas. El prensador para prensar el tabaco y ajustar así el tiraje, la cucharilla para vaciar la pipa una vez fumada y el punzón, para desatascar las "cañerias" de la pipa una vez abierta ( una vez finalizada la fumada y ojo! siempre y cuando este fría).

Cargar y encender la pipa

  La carga de la pipa ya rodada debe efectuarse como un ritual; con paciencia y sin ser nunca un acto mecánico. Desmenuzaremos bien el tabaco (más si se trata de un Flake). Cargaremos la primera capa con escasa fuerza , siempre coprobando en la boca que el tiraje es óptimo y no se obtura.

La segunda capa la presionaremos con una fuerza mediana, comprobando también con la pipa en la boca el tiraje. Finalmente, la tercera capa , se apretará con una fuerza comprobando también que el aire circule y no exista obturación alguna.

Se trata de crear una cámara de aire en la base del hornillo que permitirá una buena combustión del tabaco.Si existe obturación introduciremos el punzón del "atacador " (el utensilio básico para fumar en pipa) y abriremos la cámara de aire. De todos modos, siempre es mejor vaciar la pipa y volver a repetir la operación.

Una vez cargada encenderemos la pipa con un fósforo de madera o un encendedor de gas (nunca gasolina). Prenderemos toda la superficie, con la pipa en la boca, aspirando repetidamente con fuerza en tramos cortos. Poco a poco reduciremos las aspiraciones, presionaremos las brasas encendidas con el atacador y fumaremos con naturalidad. Intentaremos siempre que la pipa esté encendida. Reduciremos el tiraje presionando las brasas o espaciando las aspiraciones del humo. Aumentaremos el tiraje aumentando el ritmo de aspiración.

Si la pipa se apaga, no sucede nada. Ocurre entre los mejores y más expertos. Volveremos a encenderla y continuaremos disfrutando. Paciencia ! Al principio se nos apagará mucho.

Cuidar la pipa

  Una pipa bien cuidada puede pasar de generación en generación.Una vez consumido todo el tabaco (debe procurarse que sea así) la pipa se vaciará immediatamente utilizando la cucharilla del atacador. No debe quedar ni una brizna de tabaco ni ceniza en el interior. A continuación soplaremos. La pipa no debe golpearse jamás (ni siquiera contra los artilugios de corcho que llevan algunos "ceniceros especiales")

Una vez fría la pipa (nunca antes) pasaremos una escobilla por el interior de la cánula y la boquilla con el fin de absorber la humedad y desatascar las briznas de tabaco que puedan obturar alguna zona.La pipa debe dejarse descansar, entre fumada y fumada, al menos 48 horas para que se seque y enfrie.

Cuando no se fuma, conservaremos la pipa siempre vertical con el hornillo en la base. Nunca la dejaremos al revés con la boquilla hacia abajo puesto que se sedimentarán las partículas y las humedades creadas durante la fumada .

Un punto importante de la conservación es la capa de carbonilla del interior del hornillo. Esta debe tener un grosor de entre dos y tres milímetros como máximo. Al rascarla lo haremos siempre con cuidado con la finalidad de que esta capa que protege el hornillo de las altas temperaturas no se deteriore. Puede rascarse haciendo un canutillo de papel de lija fino.

La pipa no debe dejarse nunca al sol y su limpieza exterior se realizará con cremas especiales que venden en los establecimientos especializados. El Barcelona Pipa Club dispone - para sus socios - de un Taller de Bricolaje donde dejar las pipas como nuevas.

Pipas rectas o curvas: Modelos y formas

  La polémica está servida pero no existe una respuesta clara. Se trata de una cuestión de gusto y "sobre gustos nada puede decirse".

Por lo general, a los fumadores principiantes recomendamos siempre las pipas rectas. Son más fáciles de limpiar y puede pasarse a través de la boquilla una escobilla durante la fumada para reducir la humedad (no abrir nunca la pipa cuando está caliente).

Las pipas curvas son más cómodas para andar por la calle. Y si no se inclina ni por las unas ni por las otras, existen una infinidad de modelos semicurvos.

El modelo será siempre algo personal, pero es recomendable tener pipas de diversos tamaños y formas para ir variando y optar por la pipa adecuada a cada ocasión.

FORMAS Y DENOMINACIONES CLÁSICAS DE LAS PIPAS :

Elegir una pipa

  Elegir una pipa es una operación que debe realizarse con sumo cuidado. En primer lugar elegiremos un comercio con un buen surtido y a poder ser que cuente con personal paciente y especializado. Si llevamos ya una idea clara de que tipo de pipa deseamos (a no ser que tengamos muy claro el modelo y marca) nos encontraremos con la primera dificultad.Probablemente, sobre la marcha, deberemos cambiar de idea.

En primer lugar , intentaremos elegir la pipa adecuada a la función que deseamos (para fumar en casa, en el club, la calle...). elegiremos en función de su estética (las pipas rugosas son más baratas), la marca (existen marcas de calidad que son segundas marcas de grandes firmas con idéntico resultado). A continuación debemos observar el exterior para percatarnos si existen poros tapados. También abriremos la pipa (siempre como si la boquilla tuviera rosca para evitar forzarla). Solicitaremos una escobilla limpiadora i la pasaremos por la cánula. Observaremos sobretodo que el orificio no esté hundido en la base del hornillo (se obturará), ni esté demasiado alto sin llegar a la base (nunca podremos fumar la totalidad del tabaco). Si la pipa lleva filtro, lee el artículo del final de esta página)

Finalmente comprobaremos el peso (una pipa grande puede ser muy ligera). Cuanto más grande o más larga , más ancha debe ser la parte de la boquilla que se introduce en la boca.


 

Cuantas pipas hay que tener

  La respuesta es fácil: Cuantas más, mejor. Hay que dejarlas descansar (ya lo hemos dicho al menos 48 horas después de fumarlas). El número ideal no existe pero si que sería bueno en un principio adquirir al menos tres pipas. Para los principiantes eso si, recomendamos siempre pipas rectas (son más fáciles de fumar y se limpian mejor).

pipario de 90 pipasCuando tengamos una gran cantidad ( procedentes de regalos o de adquisiciones propias). dispondremos de un auténtico "harén" donde siempre de todos modos existiran las "favoritas". Así escogeremos para cada momento la pipa más adecuada. La que nos recuerda a esa persona o ese viaje, la que nos ayudó a cerrar aquel contrato o a tomar una decisión trascendental etc. etc.

Podremos elegir pipas cortas y ligeras para la calle y más largas y pesadas para casa o el Club. Para los dias ventosos y lluviosos...pipas más "sufridas" , tipo Peterson, que cargaremos con tabacos "flake" (prensados) ideales contra el viento.

El fumador de pipa quye tiene muchas pipas se confunde a veces con el coleccionista pero esto no es del todo verdad. El coleccionista va sumando piezas (a veces incluso no fumables) por el placer de tenerlas . El pipafumador suma pipas a su pipario con la intención de fumarlas y disfrutsar no sólo viendolas.

 


 

¿Porqué pica y se apaga?

  Fumar en pipa no es fácil pero tampoco tan difícil como pretenden algunos.Al principio, las pipas nuevas pican y normalmente se apagan. Paciencia!!. Nuestra lengua y nuestro paladar se irá habituando. Debemos elegir tabaco no demasiado seco para evitar una combustón a altas temperaturas. Reduciremos el tiraje de la pipa, cuando esta queme prácticamente sola, prensando las brasas con el atacador.

Que se apague la pipa no es tampoco ningún drama. Ocurre entre los mejores fumadores siempre que no se está pendiente de la fumada. Se vuelve a encender (nunca dejándola enfriarse mucho tiempo) y ya está. Obserbaremos , con la experiencia, como cada vez se nos apaga menos.

Aqui, os dejo una serie de tabacos recomendados .

 

Alsbo Vainilla 

El mezclador Orlik nos presenta bajo la marca Alsbo uno de sus labores más populares, el Alsbo Vainilla. Se trata de una marca muy fácil de encontrar en los estancos españoles, siendo ésta su aromatizado más conocido. La casa Orlik Tobacco es bien conocida en nuestro país, pues comercializa marcas tan populares, como la propia Orlik Club, WO Larsen, Skandinavik, Sweet Dublin o el popularísimo Half & Half; de todas ellas, Alsbo se encuentra en su gama más económica. 

El propio fabricante nos define su trabajo como una mezcla de Virginias brillantes y naranjas (ya sabemos que el llamdo "Virginia Bright" es la gama más alta de esta especie de tabaco) mezclados con "nuestro" (de ellos) Cavendish Súper-naranja (ignoro qué es esto); a esta mezcla le añaden un suave aroma a vainilla para añadirle mayor carácter y un perfecto balance entre sabor y aroma, nos siguen diciendo los mezcladores. Dentro de su gradación de caracteres, le otorgan un 2 en fuerza (bajo), un 3 en sabor (normal) y un 4 en aroma exterior (alto). El tabaco se presenta en bolsa de 50 gr. bien cerrada, por lo que conserva perfectamente las características del mismo. 

El tipo de hebra lo define el propio fabricante como "loose cut", aunque parece un corte en hebras de tipo medio; la presencia de una gran cantidad de aditivos químicos facilita el apelmazamiento de la mezcla, si bien se desmenuza con bastante facilidad. Al abrir la bolsa y agitar suavemente el tabaco, una explosión de aromas llega hasta nosotros; un fortísimo y dulce olor a vainilla inunda nuestro rostro, si bien desde el primer momento destaca el sabor "artificial" que se mantendrá después a lo largo de toda la fumada. A la vista, se distinguen perfectamente, casi a partes iguales, las hojas claras del Virginia y las más oscuras, negras más bien, del Black Cavendish. Las hojas aparecen en un grado óptimo de humedad, manteniendo íntegra su elasticidad al jugar con ellas entre nuestros dedos. Llenamos la pipa impacientes, pues el aroma que desprende la mezcla embriaga nuestro olfato y nos induce a prender enseguida. Las hebras se resisten a acomodarse dócilmente en la cazoleta, se esponjan, rebosan de la misma; esto es una magnífica señal que da idea del grado óptimo de conservación del tabaco en el sobre. 

Cuando por fín aplicamos la primera llama, las hebras casi saltan tratando de escapar de la cazoleta, por lo que deberemos aplicar el atacador rápidamente para domeñarlas; tras tres o cuatro reencendidos, por fin la carga se serena y podemos empezar a fumar con normalidad. La combustión del tabaco produce un humo espeso y muy sabroso, a la par que una ceniza gris clara y apelmazada; en pocos minutos se habrá formado una costra en nuestra cazoleta que servirá para mantener la brasa incandescente bajo su superficie prácticamente sin ningún esfuerzo por nuestra parte. El humo llega hasta nuestra boca con gran cuerpo, llenándola de sabor, si bien pronto apreciamos que no se trata de un sabor natural sino artificial y añadido; es un fuerte sabor a vainilla, tan fuerte que tapa el sabor del tabaco y detectándose inmediatamente que es un aromatizante añadido al propio tabaco. No es un tabaco que produzca sequedad en la boca, al contrario, es de fumada muy fresca; lo he probado tanto en pipa de brezo, como de espuma de mar, como de maíz. En ésta última el tabaco toma un sabor un tanto agridulce, quizás precisamente debido a la presencia de una gran proporción de aromatizante artificial; en las dos primeras el sabor es muy goloso, manteniéndose parejo a lo largo de toda la fumada. 

El punto fuerte de esta mixtura sin duda es el excepcional aroma del que impregna la estancia en la que nos encontremos, y que inmediatamente es reconocido por todos aquellos que nos rodean; me permito decir que es el tabaco "social" por excelencia; aún no he encontrado a nadie que no comentara "qué bien huele esa pipa" cuando estoy fumando esta mezcla; incluso me ha sucedido ir andando por la calle fumando y que las personas que llevaba delante comentaran, antes de verme "¡qué bien huele por aquí!". Sinceramente, si tenemos que ir a una reunión y no sabemos si llevar o no la pipa, pues ignoramos si molestaremos a alguien, con este tabaco tenemos la seguridad de que nadie nos recriminará nuestra actitud; a todo el mundo le encanta el aroma que desprende y serán muchos los que se acerquen a comentárnoslo, con absoluta seguridad, lo tengo comprobado. Según avanzamos la fumada, el aroma no desaparece, más bien se mantiene hasta la última brizna de tabaco; es muy fácil de fumar, pues la cantidad de nicotina que contiene (la "fortaleza" de la que hablaba el fabricante en su descripción) parece ser bastante escasa. 

Puede fumarse sin demasiada dificultad una pipa tras otra, ni mucho menos es un tabaco cargante; a pesar de su fuerte aroma, el sabor no permanece en la boca demasiado tiempo tras la fumada, lo que favorece sin duda la repetición. Como conclusión, diremos que es una mezcla apropiada para fumadores de gusto aromático, sin duda a los fanáticos de las mezclas inglesas les parecerá demasiado artificial, indicada para fumadores noveles por su escasa fortaleza. No es un tabaco extraordinario, pero creo que no debe faltar en el humectador de todo fumador por dos razones: la primera, porque es ideal para fumar en sociedad, ése es su punto fuerte, el excelso aroma que arrojará desde nuestra pipa, y la segunda porque es un tabaco muy recomendable para mezclas caseras, precisamente por su fuerte sabor a vainilla; en pequeñas cantidades, añadirá a nuestras creaciones personales un toque de sabor a vainilla muy característico. 

Hoy habia 1 visitantes (8 clics a subpáginas) ¡Aqui en esta página!
=> ¿Desea una página web gratis? Pues, haz clic aquí! <=